El mito del Amor: Amor platónico y Medias naranjas.

Estaban los dioses griegos en medio del olimpo aburridos con su inmortalidad. Zeus, el rey de los dioses, decidió hacer algo para que el aburrimiento cesara. Creó al hombre y lo puso en la tierra. Todo continuó siendo aburrido. entonces Zeus hizo a la mujer. Los hombres las veían y las mujeres los veían a ellos, pero nada sucedía. Zeus, cansado del aburrimiento y de sus aburridas creaciones, inventó el amor y todo se movió. Los hombres y las mujeres se volvierón locos, había drama para entretener a todo el olimpo. Pero los dioses vieron más allá del dolor, el sufrimiento y la tragedia que acarrea el amor. Se dieron cuenta de que al final amar valía la pena, era un sentimiento puro , y el único que hacía que la mujer y el hombre se sacrificaran por e otro, mataran por el otro y se quitaran la vida por el otro. Al ver esto, los dioses deseosos de sentir, le pidieron a Zeus que les dejara probar el amor y una vez que lo probaron, jamás se volvierón a aburrir.

Esta breve historia, con la que da inicio esta entrada, es una de las múltiples versiones que existen sobre el mito del amor – interesante ¿no? –, lo curioso es que por más linda que sea o por muy distinta que parezca a la versión de la biblia o de otras mitologias, cómo siempre , es sólo un mito.

Eros era representado como un joven y no como un bebé en el periodo tardío de los griegos.

Para los Griegos, el amor se llamaba Eros y la versión más antigua en su mitología, menciona que es el primer nacido del Tártaro – era una espacie de fosa o mazmorra donde estaban cautivos los titanes – y la madre Tierra. En esta versión eros no tiene ni madre ni padre. En otra versión, es el típico niño en pañales con un arco y una flecha, conocido posteriormente por los romanos como “cupido”. En esta versión es hijo de Afrodita y Ares o Hermes o el mismo Zeus – si, los dioses griegos eran un desmadre- y estaba vinculado con la fertilidad, el amor, el deseo, la pasión y obviamente el amor.

Si de los mitos pasamos a los hechos históricos, podemos encontrar que los griegos en realidad concebian el amor de una manera muy especial. Para ellos el amor era algo permanente e inmutable, era lo que estaba y siempre iba a estar. En la primera versión de arriba, los griegos, asumen que el amor es el principio de todo.  

¿Amor platónico?

Platón creía que Eros era hijo de Poros (la abundancia) y Penia (la pobreza), y había nacido en un cumpleaños de Afrodita – Tiene lógica si has sentido amor ¿no?, el placer y la felicidad, al mismo tiempo que la pobreza y la miseria- y creía que el amor era algo totalmente puro y sin pasiones, – porque las pasiones son efímeras, ciegas, materiales e inutiles – creía que era algo perfecto e incomprensible para el humano.

Según la cosmovisión platónica, los humanos, estamos dentro de una caverna – si, tal vez tú te sabes la alegoría de la caverna, pero muchos otros no, tengo que explicar-  y en esa caverna sólo vemos sombras proyectadas en una pared, esas sombras son nuestras ideas y es con lo que interpretamos el mundo. Platón creía que el ser humano es incapaz de ver algo perfecto como el amor, esto porque sólo vemos “sombras” nunca lo real, así que al estado más puro del amor al que aspiramos según Platón es al <<amor platónico>> -que por cierto no fue nombrado así por Platón, este término surgió hasta el siglo XV cuando el filósofo florentino neoplatónico Marsilio Ficino lo utilizó como sinónimo del amor socrático -, que en pocas palabras significa: “un amor centrado en la belleza del carácter y en la inteligencia de una persona, y no en su apariencia física” – ¿ya ven? no es lo mismo que un “crush”- este amor se daba en las relaciones Maestro-alumno en su mayoría, ya que para los griegos, el amor hacia la esposa o hacia la mujer no era importante, era sólo carnal, cuestión de procreación o mero instinto.

Todo esto aparece en “el Banquete” uno de los líbros de los <<Diálogos de platón>>, pero en lo personal, lo que más me ha fascinado del tema del amor, es este mito que surge apartir de Platón,  “la media naranja” o “alma gemela”.

Platón decía que todas las almas estaban en el Topos Uranus – o mundo de las ideas – donde estaban todos los ideales de perfección. en conjunto con los astros y los dioses. Cuando nuestras almas estaban ahí, el ser humano era una especie de hermafrodita, hombre y mujer, y eso lo hacia perfecto, completo. El problema surgió cuando esa perfección se convirtió en altanería y Zeus decidió cortarlos con un rayo a la mitad, haciendo que en la tierra el destino de cada uno fuera encontrar esa “otra mitad” que le haría falta. Hermes, el mensajero de los dioses, era el encargado de cosernos antes de entrar separados al mundo, y la evidencia de esto para los griegos era el ombligo.

<<Y ¿donde están las “naranjas” en esta historia?>>

El término “media naranaja” se enlaza a esta historia en cuestión del concepto “alma gemela” u “otra mitad”. Pero lo más interesante es que “la media naranja” no tiene nada que ver con frutas, ni con mitades cítricas. “La media naranja” en arquitectura es el nombre que se les suele dar a las cupulas que son la mitad de una esfera y son caacterísticas de los templos o iglesias. El termino se relacionó al amor desde la idea de completud, ya que cuando se ponía la media naranja en los templos recordemos que en la antiguadad construir un templo era cuestión de añosesto significaba que el templo ya casi estaba listo, construido, “completo”.

En fin, ya sean medias naranjas, almas gemelas, amores platónicos, Eros o Cupido, el amor sigue siendo una de las ideas más abstractas y sensibles en la humanidad. El amor es más que el mismo amor.

y ¿que piensan?, ¿hay o no mitades de nosotros perdidas por ahí?. Dejen su comentario abajo.

Post Data:

¡Gracias por leer!

Fuentes:

Diccionario de Mitología Griega de R.Graves.

http://www.significados.com/amor-platonico/

Miguel Martínez Dueñas About Miguel Martínez Dueñas
Licenciado en psicología, lo que más escribo es poesia y relatos cortos o “minificciones. Soy melómano, cafeinómano, logófilo blibiófilo y fumador. He escrito para blogs como Yarda35 (blog sobre futbol americano), El blog de Subtrama y para Tintachida.com

About Miguel Martínez Dueñas
Licenciado en psicología, lo que más escribo es poesia y relatos cortos o “minificciones. Soy melómano, cafeinómano, logófilo blibiófilo y fumador. He escrito para blogs como Yarda35 (blog sobre futbol americano), El blog de Subtrama y para Tintachida.com

No Comments, Be The First!

Tu dirección de correo no será publicada.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On Google Plus